Made in: Argentina

Publicado por Mocker , lunes, 9 de agosto de 2010 4:10

Sui Generis: "Pequeñas Anecdotas Sobre las Instituciones"

Madurez significa cuando el ser humano alcanza su momento de máximo desarrollo intelectual y emocional. Ahora bien, si esto lo llevamos al mundo del rock, esto significa el momento clave donde un artista o grupo deja esas composiciones inocentes o poco comprometidas por otras más profundas o adultas, como así también mejora su performance instrumental. Existen muchos grupos que luego de ir ganando experiencia en el ambiente y aumentando años en su almanaque dan un vuelco compositivo y dejan de lado sus temáticas adolescentes que tantos fans les hicieron ganar cambiando la fórmula del éxito en pos de su crecimiento personal. El ejemplo más conocido y además bisagra es el de los Beatles con su “Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band” el cual no sólo mostró el crecimiento y madurez compositiva de los Fab Four sino que también fue el momento en el cual el rock se puso los pantalones largos lavándole la cara a todos los fundamentos y conceptos que se tenía de dicha industria. A partir de ese momento todos los grupos de todo el mundo querían hacer su Sargento Pimienta. Algunos lo lograron, otros estuvieron cerca y a otros no les salió ni por las tapas.

Si miramos nuestro ombligo, más allá que el golpe del cambio musical lo acusamos unos años mas tarde, también hubo intentos en Argentina por querer reproducir o imitar la obra de los ingleses. Almendra, Vox Dei, Raúl Porchetto, Los Abuelos de La Nada o Arco Iris entre otros, entendieron que la música estaba cambiando y cada uno a su manera puso su granito de arena en pos de seguir avanzando en la búsqueda de nuevos horizontes musicales. Algunos trabajos quedaron truncos, otros tuvieron muy poca difusión y sólo “La Biblia” de Vox Dei quedó marcado a fuego como el Lp conceptual argentino por excelencia.

Un grupo aún novel como lo fue Sui Generis el cual fue recibido en sus comienzos por un público joven o estudiantil no quiso ser menos y quedo en la antesala de discos conceptuales por el sólo hecho de que sufrió la censura en algunos temas los cuales le quitaron el peso necesario a esta gran obra. Sin embargo, aún con esto el tercer Lp de ellos además de estar dentro de los mejores discos del rock nacional, se une al reducido pelotón de álbumes conceptúales que tuvimos por nuestras pampas.

A mediados de la década del ´70 dentro de una bruma de inestabilidad político y social que atravesaba la Argentina, el dúo Sui Generis, integrado por Charly García y Nito Mestre, decide componer un disco que confronte directamente a las tan vapuleadas y sometidas instituciones. Sin embargo, esto no fue un trabajo fácil por dos cuestiones: primero porque los nuevos temas tenían una crítica social mucho más directa que en sus trabajos anteriores, graficando el momento convulsionado por el que atravesaba el país pero siempre siendo observados por el ojo censor de las más altas esferas políticas del país que veía como revolucionario a todo aquel que pensara distinto. Segundo venía la poca aceptación por parte del público juvenil que aún disfrutaba con las canciones románticas o de fogón, a las cuales estaban acostumbrados por sus dos primeros trabajos. Tanto García como Mestre ya habían aprendido a ser formal y cortés alejándose de esa visión naif y juvenil que apuntaban las letras de sus primeras composiciones encontrando, bien como se comentaba al principio de la nota, la madurez como artistas. Además, a este cambio en la composición hay que agregarle la modificación en su formación ya que dejan de ser un dúo -más allá que las caras visibles siempre sean Charly y Nito- para ser un grupo con la incorporación de Rinaldo Rafanelli en guitarra y bajo y Juan Rodríguez en batería.

Recogiendo el guante que se arrojo más arriba sobre la censura que sufrió el álbum, existe la historia que cuenta que la prohibición durante la mezcla del disco venía de un cargo tan importante que podían llegar a cerrar Microfon, sello en el cual se estaba grabando el trabajo. Por este motivo, tuvieron que “limpiar” las letras de algunos temas, utilizando metáforas que pasaron desapercibidas por los censores mientras que algunas canciones fueron reemplazadas por otras ya que no se podía ocultar los contenidos con eufemismos. Con esto el Lp perdió gran parte del mensaje global del álbum como así también el hilo conductor de la historia que contaba.

El álbum comienza con “Instituciones” un tema que instrumentalmente ya marca una diferencia con respecto a las canciones anteriores de ellos. Tiene un sonido más cercano al rock progresivo, estilo que por esos años gozaba de una gran popularidad en Inglaterra, mientras que en Argentina sería recibido con los brazos abiertos hasta principios de los ´80. El aporte de los punteos de la guitarra eléctrica apoyada por el piano y el melotron usado por Charly junto con el dúo de voces de éste y Nito le dan un cierto aire épico al tema. Luego tendría que venir la canción “Juan Represión” pero la misma fue reemplazada por “Tango en Segunda”, la cual fue compuesta de apuro a último momento. Dicho tema, apoyado en el uso de sintetizadores, también se desprende como una canción de raíz sinfónica pero no aporta demasiado al concepto del disco. En cambio “Juan Represión” tenía una melodía que se emparentaba más al Sui Generis de discos anteriores. Acá van algunos de los fragmentos de la letra:


Esta es la historia de un hombre
que quiso ser sobrehumano
y la realidad entonces
se le escapó de las manos.

Pobre Juan, qué lástima me da,
Todos los reprimidos
seremos tus amigos
Cuando tires al suelo tu disfraz


Sigue “El Show de los Muertos” un tema que hoy visto a la distancia no se entiende cómo pudo eludir la censura ya que su mensaje es mucho más explícito que otras canciones que no corrieron con esa suerte. Acá van algunos de sus fragmentos:


Tengo los muertos todos aquí
¿Quién quiere que se los muestre?
Unos hincados, otros de pie
Todos muertos para siempre
Elija usted en cual de todas ellas
Se puso a pensar

Bailen las viudas, vuelen los velos negros
Al infinito
Caigan las balas sanas aquí
que las sombras se hagan gritos.
Algo anda mal señor
¿Qué es eso rojo en su pantalón?


Luego de este tema que tiene una melodía con cierto halo de misterio el Lp sigue con otra canción la cual estaba apuntada sin ninguna metáfora a Miguel Paulino Tato, interventor del Ente de Calificación Cinematográfica, el cual se “cargo” varias películas censurándolas o “cortándolas” a la conveniencia política de turno. “Las Increíbles Aventuras del Señor Tijeras” más allá de su mensaje directo tiene una instrumentación sinfónica y vocal extraordinaria la cual apoyada en sus letras va aumentando el suspenso de la historia, convirtiéndose en uno de los temas mas destacados del disco.


Entra en el microcine y toma ubicación
hace gestos y habla sin definición,
se va con la película hasta su hogar,
le da un beso a su esposa y se vuelve a encerrar
a oscuras y en su sala
de cuidar la moral.

Se contiene, suda y después,
con sus tijeras plateadas, recorta su cuerpo,
le corta su pelo, deforma su cara,
y así rutilada la lleva cargada hasta la pantalla
justo a la mañana.

No conozco tu nombre ni se más quien sos,
vi tu nombre en el diario y nadie te vio,
la pantalla que sangra ya nos dice adiós.
Te veré en 20 años en televisión, cortada y aburrida,
a todo color.


“Pequeñas Delicias de la Vida Conyugal” grafica de una forma abstracta lo cotidiano y mundano de la vida matrimonial, un mensaje que ya había sido abordado en “Mr. Jones” de su segundo álbum “Confesiones de Invierno”. Luego el Lp sigue con “El Tuerto y los Ciegos” que tiene un cierto aire en su melodía a un Hillbilly, apoyado esto por el violín de Jorge Pinchevsky. Sin embargo, originalmente este lugar estaba asignado al tema “Botas Locas” el cual tuvo que ser reemplazado. La letra era muy directa y contenía estas estrofas:


Yo formé parte de un ejército loco
Tenía veinte años y el pelo muy corto,
Pero mi amigo, hubo una confusión
Porque para ellos el loco era yo


Los intolerantes no entendieron nada
Ellos decían “guerra”, yo decía no gracias
Amar a la patria bien nos exigieron
Si ellos son la patria yo soy extranjero


“Música de Fondo para Cualquier Fiesta Animada” también tuvo retoques en su prosa y retoma el camino de rock progresivo con el que había comenzado el disco. Prosigue el álbum con el sinfónico e instrumental “Tema de Natalio” en el cual se luce el Hammond de Carlos Cutaia, la flauta dulce de Mestre y el violín de Pinchevsky. El Lp cierra con el pastoral “Para Quien Canto Yo Entonces”, el cual tiene un arreglo en piano de Charly que junto con la dulce voz de Nito y el aporte de León Gieco como invitado en la armónica se enlazan de forma perfecta. Por otra parte, y una vez más como en todo el disco, este tema también sufrió un corte en las estrofas finales.


Para quien canto yo entonces
si los humildes nunca me entienden,
si los hermanos se cansan
de oír las palabras que oyeron siempre.
Si los que saben no necesitan que les enseñen
si el que yo quiero todavía está dentro de tu vientre

Yo canto para la gente
porque también soy uno de ellos.
Ellos escriben las cosas
y yo les pongo melodía y verso.
Si cuando gritan vienen los otros
y entonces callan.
Si sólo puedo ser más honesto que mi guitarra.

Y yo canto para usted,
el que atrasa los relojes,
el que ya jamás podrá cambiar
y no se dio cuenta nunca
que su casa se derrumba.
Para quién canto!

Y yo canto para usted,
señor del reloj de oro,
se que a usted nada lo hará cambiar,
pero quiero que se entere
que su hijo no lo quiere.


Todo gran disco tiene que ser acompañado por un no menor arte de tapa y esta no fue la excepción. Juan Gatti fue el creador de la portada, el cual escucho los temas y graficó los personajes que aparecen en la portada del Lp. Los dibujos en blanco y negro le daban ese halo de misterio y frialdad a la obra representando los títulos de los temas del álbum. Luego de éste disco vendría el “Adiós Sui Generis” con tres Lp´s grabados en los shows del Luna Park y el respectivo film de esos recitales, el cual corrió la suerte de ser prohibido para menores de 18 años, la edad promedio del público con el cual contaba el grupo, pero esa ya es otra historia.

3 Response to "Made in: Argentina"

Anónimo Says:

Excelente como siempre!!! Dia a dia te superas mas con tus notas. Te felicito!!!

Anónimo Says:

Te voy a contar una historia loca... Va, no tanto.

Cuando tenía 5 años mi papá tuvo algo parecido a lo

que me dió a mi en estos ultimos dos años y, que

usted padece, que es ahogarse en la música. En el

caso de mi papá se le dió por revolver sus vinilos

antiguos, y creeme, son demasiados. Uno de ellos es

este disco. Ese fue el primer disco de rock

nacional que escuche entero en mi vida. Al leer la

nota me dió un poco de nostalgia, al punto de

sacarselo a mi viejo y escucharlo después de muchos

años, y cuando digo muchos son muchos. Siempre dije

que me gustaban tus notas y todo eso, pero hoy te

digo gracias. Hacia mucho que no me quedaba con mi

viejo escuchando y hablando de música. =)

Mocker Says:

Muchas gracias por el comentario y coincido que

siempre es grato reencontrarse con un disco luego

de algunos años de no escucharlo, y mucho más si

este une generaciones.