Made in: Argentina

Publicado por Mocker , sábado, 23 de octubre de 2010 17:05

Sumo: "Divididos Por La Felicidad" (1985)

“Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver”, esta frase supuestamente atribuida al malogrado actor James Dean, se puede ajustar a muchos ejemplos de seres que se entregaron a la vida dejando cuerpo y alma en ello. Vivieron todo de forma acelerada y a pasos agigantados, muchos incluso fueron una bisagra y torcieron lo que se venía realizando -cada uno en su ámbito- hasta ese momento. Dentro del rock existen muchos ejemplos, pero en este caso vamos a mencionar una figura que allá por los años ´80 marco a fuego a toda una generación y que aún hoy lo sigue haciendo en generaciones futuras, nos referimos al italiano más argentino que supimos tener, Luca Prodan.

Muchos podrán decir -con fundamentos lógicos- que la figura de alguien que ya no se encuentra entre los vivos y que desparece en su momento más álgido se magnifica aún más, llevándolo en algunos casos a la posición de semi-dios. Por supuesto, alimenta más el mito una figura que se marcha en el puntal de su carrera siendo aún joven, que alguien ya retirado de la escena y con varios años encima. Sin embargo, más allá de esto hay que ser justos y reconocer que Luca ya sea por su impronta, imagen, prosa en sus letras, y tantas otras cosas más fue el principal estandarte de pegarle una patada al tablero de todo lo que se venia haciendo en materia musical en la Argentina a principios de los ´80. Repasemos, en EE.UU. y el Reino Unido el Rock Sinfónico ya era parte del pasado y era considerado música para “dinosaurios”, y a comienzos de esta década el punk ya había nacido, explotado y… ¿muerto?, y a su vez éste había mutado a la New Wave y Post Punk. Incluso paralelamente estaba el New Romantic, el Synth Pop y tantos otros estilos más. Sin embargo, por nuestras pampas, aún seguíamos escuchando el Rock Progresivo.

De todas maneras, no hay que ser indiferente a lo que nos estaba sucediendo como país en materia político y social, que redujo drásticamente la edición de nuestra industria musical, ya sea por exilios, censura o persecuciones. De todas formas, en el Under se estaba formando un caldo de cultivo, impulsado por varios grupos, entre ellos Sumo que tuvieron por consecuencia de la Guerra de Malvinas un gran espaldarazo al prohibirse la reproducción radial de música en inglés y la consecuente difusión de nuestra música desde el folklore hasta el rock. Más allá de este “apoyo” que tuvieron los grupos nacionales, sería muy injusto menospreciar el impulso de cambio que significo Sumo como grupo dentro de la historia del rock argentino por el sólo hecho de la difusión de música nacional.


Empecemos, Luca se escapó de Inglaterra, dejando atrás sus estudios y el infierno que estaba viviendo por la adicción a la Heroína, pero trajo consigo un bagaje musical muy importante como mochila ya que había estado en Londres durante la gestación del Punk y el futuro Post Punk. Antes de su instalación definitiva en Buenos Aires y mucho antes de la formación de Sumo, supo recalar en las Sierras de Córdoba que sirvieron como un bálsamo liberador. Un detalle para nada menor de esa liberación de Luca es que el era un extranjero y veía todo bajo una mirada objetiva y no tenía ningún reparo -escudado quizás por no pertenecer a nuestra tierra- en decir las cosas de la forma más cruda y con un dejo de ironía-humor que de a poco iban alimentado su figura.

Unos párrafos más arriba dijimos que él quizás era el italiano más argentino que tuvimos y esto queda avalado por el cariño y amor que profesaba de forma tácita hacia nuestro lunfardo. Sentía, reconocía y vivía situaciones o palabras como propias, incluso sin saber demasiado bien lo que significaban. Muchas veces, Luca retrató y pintó en forma de canción situaciones cotidianas como si hubiera nacido aquí y fuera más argentino que el Tango y el Obelisco juntos, tocando las fibras más intimas de todos y asombrándonos hoy a la distancia como supo retratar un cuadro típico de la poesía costumbrista nacional como es “Mañana en el Abasto”, entre otras canciones. Luca salió del paradigma de la estrella de rock que estaba establecido, rompiendo los moldes también con su imagen e impronta. Hoy ver a alguien con la cabeza rapada no le llama la atención a nadie, incluso es visto como “cool”, sin embargo hasta ese momento nadie en su sano juicio hubiera pensado en raparse la cabeza. Con esto Luca sabía que iba a romper los moldes establecidos pero también deja en claro la aceptación personal de él ante la caída de su cabello, y esto no es un detalle menor, ya que lo muestra totalmente liberado y despojado de cualquier tendencia, acercándose con esto y con su ideología, al denominado chabón de barrio.

Ahora sí, hablando propiamente del primer disco oficial de Sumo, recordemos que antes habían sacado un casete de distribución en sus shows que fue “Corpiños en la Madrugada”, debemos decir que fue el primer álbum de Post Punk en la Argentina. En “Divididos Por La Felicidad”, Luca reproduce todo lo aprendido en Inglaterra, desde el Punk, el Post Punk y el Reggae, un estilo que por primera vez era abordado de forma seria, con autoridad y autenticidad por un grupo nacional. Todo en este disco es innovador, desde la temática hasta el tratamiento rítmico y la voz, urgente, inmediata y desaforada de Luca -magnificada por el uso de una cámara de eco a cinta- cantando en un perfecto inglés y en un castellano imperfecto que lo retrata de cuerpo entero y convierte esta falencia o defecto en una marca de fábrica. Sin embargo, sería injusto sólo resaltar la figura de Prodan, ya que también se encuentra un saxo demente, totalmente libre y sin riendas comandado por Roberto Pettinato, la precisión rítmica de Alberto “Superman” Troglio en los parches y de Diego Arnedo en bajo, mientras que Ricardo Mollo y Germán Daffunchio proporcionaban el brillo necesario con sus guitarras a cada tema.

El álbum comienza con la primer canción compuesta por Luca en castellano, “La Rubia Tarada” (cuyo título original era “Una Noche en New York City”, dedicada en desaprobación a la discoteca del mismo nombre). El ritmo disco que tiene la canción es el instrumento exacto para ironizar a las discotecas y su ambiente frívolo, de plástico y “careta”. Unas breves frases cantadas además de Luca por Geniol -el mimo/clown que hacía sus performances en el medio de los shows de Sumo- definen una situación, con su respectivo ambiente, encuentro y desenlace.


“La rubia tarada, bronceada, aburrida / me dice "Por qué te pelaste?" / Y yo "Por el asco que da tu sociedad. / Por el pelo de hoy ¿cuánto gastaste?" / Un pseudo punkito, con el acento finito / quiere hacer el chico malo. / Tuerce la boca, se arregla el pelito, / se toma un trago y vuelve a Belgrano”.


Luca sabía captar el pulso de la sociedad a pesar de provenir de otro país y retrata una escena y una rivalidad constante de la sociedad entre los llamados “chetos”, con la gente más humilde y trabajadora en la frase:


“Basta! Me voy, rumbo a la puerta / y después al boliche a la esquina / a tomar una ginebra con gente despierta. / Esta si que es Argentina!”


El otro tema en castellano tiene letra del Indio Solari. Esta historia viene de una vez que Luca fue con Pettinato a un ensayo de Los Redondos y encontró esta letra que describe con dramatismo, una situación limite, carnal y visceral que es atemporal pero que también puede retratar una época nefasta de nuestra historia.


“Una mujer, una mujer atrás, / una mujer atrás de un vidrio empañado. / Pero no, mejor no hablar de ciertas cosas. / No, mejor no hablar de ciertas cosas”.


Es una letra muy directa a contramano de la prosa que habitualmente utiliza Solari, pero sin embargo encierra muchos aspectos psicológicos.


“Un tornado, un tornado, un tornado... / Un tornado arrasó a mi ciudad y a mí jardín primitivo. / Un tornado arrasó a tu ciudad y a tu jardín primitivo. / Pero no, mejor no hablar de ciertas cosas / no, mejor no hablar de ciertas cosas”.


Antes dijimos que este Lp de Sumo es la primer huella del Post Punk en Argentina, sin embargo recaer en ese estilo sólo sería menospreciar al trabajo y no entender para nada su concepto de mente abierta que transmitió Luca. El Reggae con temas como “Regtest”, “El Reggae de Paz y Amor” y “Kaya”, junto con “No Acabes” -el cual muestra bases del Dub- eran dos estilos que provenían de Jamaica pero que eran muy bien vistos y aceptados dentro de la gestación y explosión punk inglesa de la cual Luca supo captar con atención de sus días en Londres. Por su parte, el tema homónimo al trabajo es un homenaje explícito a Joy Division, grupo del cual Prodan siempre mostró admiración como así también por su cantante Ian Curtis. “Mula Plateada” es todo un avance dentro del rock argentino por sus claras influencias de ritmos étnicos de varias regiones mundiales, cuando incluso en la música anglosajona la World Music aún era una novedad.“Debede” es otra esquirla más de estilos variados que conviven dentro del álbum, tiene una base Funk, con mezcla de New Wave, cuya letra en inglés retrata una vez más la movida nocturna de la discoteca y su superficialidad, utilizando al final de la canción una palabra muy nuestra, de esas que tanto le gustaban pronunciar a Luca y que dicha por su imperfecto castellano suena simpática. Por último “No Duermas Mas” con su ritmo de marcha deja entrever cierto folklore latino en contraposición de su lírica en inglés.

Sumo, sin proponérselo produjo un quiebre en la música y en la historia del rock argentino dentro de un país que venía de muchos años de botas militares, una guerra sin sentido y daba sus primeros bostezos luego de un largo sueño con el despertar de la primavera democrática y tuvo a Luca como uno de los tantos grandes maestros de ceremonia que tuvo el rock argentino en los ´80.

4 Response to "Made in: Argentina"

DeepHole Says:

Nooo... Te fuiste al carajo... alta nota y todavia no la lei.

DeepHole Says:

Ahora si, ya lo lei. Repito, muy buena nota, excelente banda... Sabias que el primer recital que vi fue de Sumo? En realidad no me acuerdo de nada jajaja. En el mes de abril del '87, creo, presentaron "After Chabón" en obras. Mi tia tenía 20 años y yo 2. Mis abuelos y mis papas tenían una fiesta ese día, me dejaron con mi tia y le prohibieron ir al recital para quedarse conmigo. Ella dijo "si, por supuesto", se fueron y a la hora se tomó un taxi conmigo y asi fui a mi primer recital con 2 años y medio. Sumo es una de mis tres bandas de rock preferidas gracias a ella.


Saludos!

Mocker Says:

Gracias por pasar una vez mas y dejar tu comentario. Muy buena anécdota de tu primer recital y vaya banda que te llevo a ver tu tía. Un recital de rock más precoz que el que tuviste no se puede pedir entonces. Saludos!

victoria Says:

Sigue existiendo ese grupo??!!!! Ya que después de leer esto me dieron muchísimas ganas de verlo!!
Yo voy a estar parando en el barrio de Recoleta el año que viene, cuando vaya a estudiar a Buenos Aires, y me encantaría ver algún recital de ese grupo...o de alguno similar!!! Saben de alguna fecha???